Las sociedades europeas, caracterizadas por unos índices de envejecimiento cada vez más altos, están prestando especial atención a las nuevas realidades que se derivan del aumento del número de las personas mayores que las forman. El estado del bienestar y la calidad de vida de nuestros países van a estar condicionados por el grado de compromiso y cumplimiento que seamos capaces de asumir en torno al principio de la solidaridad inter-generacional. Por otra parte, el incremento de nuestra esperanza de vida, la mejora del estado de salud de las personas mayores y los cambios culturales y de mentalidad, han extendido y generalizado el concepto de envejecimiento activo.

Todo programa de envejecimiento activo debe incluir, por definición, espacios efectivos de convivencia inter-generacional, que concreten y desarrollen la inclusión, la participación y la aportación de las personas mayores en contextos abiertos y heterogéneos. Nos encontramos ante el reto de ir promoviendo estos escenarios en el que los mayores y otros grupos de edad, especialmente los jóvenes y los adolescentes, compartan su espacio y su tiempo. Una nueva perspectiva que transforme en cotidiano y normal el encuentro de individuos y grupos de distintas edades, con el horizonte puesto en la creación de verdaderos “centros inter-generacionales”.

"Tablas para la vida" es un proyecto orientado a crear espacios de encuentro entre los adolescentes y jóvenes de un centro de secundaria y los mayores. En concreto entre el I.E.S. "Jaranda" y el Centro residencial de mayores ServiMayor, ambos ubicados en la comarca de la Vera, en el nordeste de Cáceres (Extremadura/España). Juntos creamos distintos escenarios para la convivencia intergeneracional, desarrollando diversas actividades conjuntas, en las que participan los alumnos del Centro y los residentes, tanto los válidos como los asistidos, estos más numerosos.

jueves, 10 de noviembre de 2016

El compromiso de la Junta de Extremadura con la convivencia intergeneracional.

La consejería de Educación y empleo, la de Sanidad y políticas sociales, con la participación del SEPAD (Servicio Extremeño de Promoción de la Autonomía y Atención a la Dependencia), firman el "Programa de Actuación" para el desarrollo de programas intergeneracionales en la región.

De izquierda a derecha: Martín González Carvajal (presidente del Consejo rector de ServiMayor), José María Vergeles (Consejero de Sanidad y políticas sociales), Esther Gutiérrez Morán (Consejera de educación y empleo), Consolación Serrano (Directora gerente del SEPAD) e Ignacio Chato (Coordinador del proyecto intergeneracional del IES Jaranda).
        
         El lunes 7 de noviembre tuvo lugar en Mérida, en la sede de presidencia, uno de los actos más destacados que, hoy por hoy, se han celebrado en el ámbito nacional -y aun europeo- en el ámbito de las relaciones intergeneracionales. Las consejerías de Sanidad y políticas sociales y la de Educación y empleo, además del SEPAD, firmaron un "Programa de actuación" en el que se detallan los compromisos institucionales para fomentar las actividades que tengan como objetivo el desarrollar actividades intergeneracionales. Para ello ponen en acción sus respectivas redes de centros públicos, tanto los asistenciales como los educativos, así como sus recursos de formación y asesoramiento, para favorecer y catalizar acciones y programas conjuntos en el que participen e interactúen personas mayores con alumnos de todos los niveles educativos, desde infantil y primaria hasta secundaria y universidad. 

         Ambas consejerías entienden que, dentro de sus principios, objetivos y competencias, la solidaridad intergeneracional constituye uno de sus objetivos prioritarios, tanto para fomentar la promoción y autonomía de las personas mayores y toda acción tendente al envejecimiento activo, como para el desarrollo personal y emocional de los alumnos, además de otras competencias asociadas a la iniciativa y la autonomía, así como a la competencia social y cívica, además de otros valores éticos y ciudadanos que cobran especial importancia en la sociedad actual. Consideran que las administraciones públicas tienen una especial responsabilidad en la creación de espacios y momentos de encuentro entre estos colectivos de edades tan distantes, promoviendo experiencias y actividades conjuntas en los centros públicos -asistenciales y educativos- dentro de contextos educativos formales.

         Este programa de acción es el resultado de la iniciativa que, a raíz de la experiencia conjunta llevada a cabo por el IES "Jaranda" y ServiMayor desde hace ya cuatro años, ha ido cobrando forma gracias al compromiso de ambos centros y al apoyo y la actividad desarrollada por técnicos del SEPAD, como Lorena Olivera y Germán Ortuño, o de la dirección gerencia como Manuel Cid. Los propios consejeros, José María Vergeles y Esther Gutiérrez, así como Consolación Serrano, que han conocido de primera mano estas experiencias, confiaron desde un principio en esta iniciativa, dando todo el soporte y el empuje institucional necesario. Gracias a todos ellos, así como a la constancia y buen hacer de Elena Blas, la Jefa del gabinete de la Consejera de Educación, ha podido finalmente darse firma a este "Programa de actuación", que toma como modelo y referencia, precisamente, al programa de convivencia intergeneracional que ServiMayor y el IES Jaranda han estado llevando a cabo con tanta ilusión y pasión.



         La base del programa de actuación es la siguiente:

El objeto de este programa es el fomento y desarrollo de Programas Intergeneracionales entre Institutos de Educación Secundaria y Centros de Educación Infantil y Primaria dependientes de la Consejería de Educación y Empleo de la Junta de Extremadura y Centros de Mayores de gestión directa del SEPAD (Consejería de Sanidad y Políticas Sociales).

Se pretende convertir a los mencionados centros educativos y de mayores en escenarios de aprendizaje y promoción de la autonomía y promocionar el valor educativo y los beneficios mutuos para estos destinatarios de las intervenciones intergeneracionales.

Para ello se pondrán en marcha un conjunto de proyectos y actividades tales como las que se detallan seguidamente:

1.        Actividades y talleres intergeneracionales relacionados con la promoción de la salud física, mental y emocional o la participación social y cultural que contribuyan a prevenir situaciones de dependencia o sirvan para mantener capacidades residuales entre las personas mayores.

2.         Actividades centradas en los intereses de la infancia y la juventud tendentes al desarrollo y ejercicio de las distintas competencias clave, con especial atención a las sociales y cívicas; las sociales y cívicas; la competencia emocional; de aprender a aprender; y el sentido de la iniciativa y espíritu emprendedor, que ayuden al alumnado a generar recursos para su desarrollo y crecimiento personal y social.

3.        Actividades relacionadas con la convivencia intergeneracional que apoyen la eliminación de edadismos y prejuicios y mejoren el bienestar y calidad de vida de ambos colectivos.

4.        Actividades de investigación, formación y divulgación de conocimientos.


        Sin duda, la Junta de Extremadura se ha convertido en una administración pionera en el mundo de la convivencia intergeneracional. Las consejerías de Sanidad y políticas sociales, además del SEPAD, y de Educación y empleo han dado un paso de gran calado en su compromiso con creación de espacios públicos para el encuentro entre las edades. Afrontan los grandes retos de la sociedad actual con una apuesta decidida desde la propia administración, entendiendo que las relaciones intergeneracionales son necesarias y esenciales para la formación integral de nuestros niños, adolescentes y jóvenes, así como para acometer con garantías cualquier programa de envejecimiento activo. Estamos ante una apuesta decidida hacia un cambio de paradigma, que entiende que los centros públicos deben abrirse a actividades conjuntas para colectivos de edades distintas. Primer paso para concebirlos como verdaderos espacios intergeneracionales, que en un futuro próximo puedan ofrecer al mismo tiempo servicios asistenciales y educativos, compartiendo un mismo centro usuarios y profesionales que, hoy por hoy, se asocian a administraciones diferentes. Estamos en el comienzo de una nueva dimensión de los servicios públicos y de la concepción que, hasta hoy día, se ha tenido de la organización de las administraciones. No hay duda de que, con este nuevo prisma nos enriquecemos todos.



No hay comentarios:

Publicar un comentario