Las sociedades europeas, caracterizadas por unos índices de envejecimiento cada vez más altos, están prestando especial atención a las nuevas realidades que se derivan del aumento del número de las personas mayores que las forman. El estado del bienestar y la calidad de vida de nuestros países van a estar condicionados por el grado de compromiso y cumplimiento que seamos capaces de asumir en torno al principio de la solidaridad inter-generacional. Por otra parte, el incremento de nuestra esperanza de vida, la mejora del estado de salud de las personas mayores y los cambios culturales y de mentalidad, han extendido y generalizado el concepto de envejecimiento activo.

Todo programa de envejecimiento activo debe incluir, por definición, espacios efectivos de convivencia inter-generacional, que concreten y desarrollen la inclusión, la participación y la aportación de las personas mayores en contextos abiertos y heterogéneos. Nos encontramos ante el reto de ir promoviendo estos escenarios en el que los mayores y otros grupos de edad, especialmente los jóvenes y los adolescentes, compartan su espacio y su tiempo. Una nueva perspectiva que transforme en cotidiano y normal el encuentro de individuos y grupos de distintas edades, con el horizonte puesto en la creación de verdaderos “centros inter-generacionales”.

"Tablas para la vida" es un proyecto orientado a crear espacios de encuentro entre los adolescentes y jóvenes de un centro de secundaria y los mayores. En concreto entre el I.E.S. "Jaranda" y el Centro residencial de mayores ServiMayor, ambos ubicados en la comarca de la Vera, en el nordeste de Cáceres (Extremadura/España). Juntos creamos distintos escenarios para la convivencia intergeneracional, desarrollando diversas actividades conjuntas, en las que participan los alumnos del Centro y los residentes, tanto los válidos como los asistidos, estos más numerosos.

domingo, 11 de diciembre de 2016

Alegría, segunda parte.

Continuamos con los talleres de las emociones en el programa "Trigeneracional"

La asamblea al comienzo de la sesión: una rutina imprescindible para facilitar la adaptación de los niños al nuevo espacio.
Fieles al calendario, el pasado 28 de noviembre tuvimos nuestra segunda sesión con las tres generaciones del programa "Trigeneracional" -niños de entre 2 y 3 años del Centro de educación infantil La Casita, alumnos de 3º de ESO del IES Jaranda y los residentes de ServiMayor-, continuando con la "Alegría", la primera de las emociones que hemos puesto en acción. El esquema de trabajo siguió las mismas rutinas, imprescindibles cuando trabajamos con los niños, continuando con las actividades que habíamos iniciado en la anterior sesión. En esta ocasión nos dedicamos a las situaciones, actividades y cosas que nos hacen estar alegres. Vamos observando cómo van naturalizando y normalizando, unos y otros, los encuentros y la presencia en la residencia y el trato con personas hasta hace poco desconocidas y que ahora, cada quince días, se convierten en eventuales "compañeros de clase". Aún es pronto para que niños y jóvenes hagan suyo este nuevo territorio, que acabarán colonizando, pero las relaciones entre unos y otros resultan cada vez más constantes e intensas. Los alumnos del Instituto todavía están haciéndose a su condición de mentores de los niños y se ven obligados a dedicar demasiado tiempo y energía en ejercer el cuidado y el control. Menos mal que las personas mayores ayudan en esta tarea y consiguen tranquilizar a los pequeños más inquietos. Aún nos queda una larga travesía por este mundo de emociones y experiencias.
  











 



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario